Blogia
ZarAGOTA

Algunas reseñas de discos oscenses: Domador

Algunas reseñas de discos oscenses: Domador

Reseña Miles de suicidios programados (demo)

            Me habían hablado muy bien de estos chicos de Huesca. Primero la gente de Nubosidad Variable y después al escuchar la versión de El Rescate que ha grabado Copiloto para el homenaje a Enrique Bunbury (Pequeño Gran Hombre, Bunburyclub08) y en la que los Domador ejercen de banda de acompañamiento de Javier Almazán, allí descubrí una instrumentación rica y experimental, muy avanzada para una banda tan joven. Tenía que degustar más.

            Hace unos días me llegó esta demo por correo, Miles de suicidios programados, y desde entonces no paro de escucharla. Primero por la intro Reunión decimonónica que deja bien claro el concepto ácrata y elegante con el que los Domador se postulan frente al mundo, el segundo tema corta la respiración con el ambiente de navaja que absorbe Apoptosis, en la mejor onda de Mar Otra Vez o las distintas mutaciones del ruidismo abstracto español, después Proyecto Manhattan tiene algo de los más experimental de los discos en solitario de Bunbury, esos en los que las pinceladas de Manzareda (recordemos que la sombra de Eno es alargada) se mezclan con las primeras producciones de Patricio Rey a finales de los ochenta. Señora Robot es una pieza pop, de guitarras claras y abiertas, en la escuela de los nuevos cantautores eléctricos españoles o de bandas sin complejos como Love and Lesbian o Estelares. Los ambientes narcóticamente arrabaleros de Babasónicos hacen su aparición en Mantra Sideral, con una estructura clásica para un asalto sicótico de theremin y samplers de voces imposibles. La maqueta termina con un instrumental no-wave, Dios Elapsed, herencia clara de los habituales esnifadores de novopreno. Curioso. Un pero: las canciones piden en algún momento algo más de electricidad, una guitarra hiriente que puntee donde más duele. Sería una guinda envenenada lista para ser devorada.

 Unas letras inteligentes, que van del lamento a la agresividad caótica, de lo luminoso a sucio y una capacidad de enhebrar melodías y ambientes hace de Domador una banda a seguir dentro de la música aragonesa. Y es que siempre llegan cosas chulas de Huesca.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres