Blogia
ZarAGOTA

Una reflexión sobre el género zombie y de Island Zombie

Una reflexión sobre el género zombie y de Island Zombie

 

Una novela del género zombie siempre es una apuesta arriesgada. Me explico, el factor terrorífico, capaz de mantener la tensión del espectador, atento a la pantalla, temeroso de la aparición de alguno de los muertos vivientes, es absolutamente imposible de conseguir en el papel. Por otro lado las películas de no-muertos suelen circunscribiste a lo que se llama, en términos cinematográficos, la noche de la ruptura. Es decir, el momento en el que el virus aparece o los cuerpos empiezan a revivir y los primeros casos desembocan en el comienzo del Apocalipsis. La producción, la realización...son de lo más demandado. Después las típicas escenas de persecución, encierro, claustrofobia y desenlace final. Sólo algunas películas (Dawn of the Dead, Day of the Dead y Land of the Dead del maestro Romero, 28 semanas después o la tercera parte de Resident Evil) se han atrevido a desarrollar-con mayor o menor acierto- el después. Estas, sin duda, son mis favoritas. La supervivencia en un mundo infestado de zombies, el orden social remanente... eso es lo mejor. Hay algunos tebeos, la serie de Kirkman de The Walking Dead o algunas continuaciones aprobadas por Romero y Russo de la noche de los muertos vivientes, donde podemos seguir escrutando qué es lo que sucede los meses-incluso los años- posteriores. Y algunos libros también. Por eso que suelo buscar en ellos los ejercicios de sociología especulativa que sacien mi filiación zombie. Últimamente en España han ido apareciendo algunos títulos interesantes: Apocalipsis Z de Manuel Loureiro, publicado por editorial Dolmen, en el que, partiendo de una narración on-line, de un blog, desarrolla la narración, situándola en España (el protagonista vive en Galicia y uno de los primeros brotes aparecen en Zaragoza, en el Hospital Miguel Server, muy cerca de casa de mis padres). El autor está preparando una segunda parte, que se puede descargar parcialmente desde su blog, continuando la acción de manera muy imaginativa (cosa que contradice las acusaciones vertidas sobre el autor en Internet, acusándole de plagio. La verdad es que el blog anglosajón del que parece haber tomado la información se parece mucho). Otras dos obras, Guerra Mundial Z y Guía para sobrevivir a un Apocalipsis zombie de Max Brooks (sí, el hijo de Mel Brooks), han sido publicadas en español los últimos meses. La primera va más allá del desarrollo del Apocalipsis zombie, narra la situación de la humanidad después de vencer en la guerra contra los no muertos. Apuntes de logística, de desarrollo militar, de redes sociales.. todo perfectamente justificado y analizado con seriedad. El segundo título es mucho más flojo y no se lo recomiendo a nadie. Sólo para completistas. Existe también un par de títulos que salieron en España hace muchos años y resultan absolutamente imposible de encontrar: la versión novelada de la Noche de los Muertos Vivientes, a cargo de John Russo (el guionista de la primera película de Romero, cuya historia merece otra entrada en el blog) y a la que pude acceder gracias a la generosidad de Santi Jurado (revisen sus blogs dedicados a Mortadelo y Películas de terror y fantasía clásicas) y en el que se desarrollan algunos aspectos muy interesantes de la historia original; y uno de los libros más complicados de conseguir en España: El Libro de los Muertos (si alguien es capaz de encontrarlo estoy dispuesto a pagar...buff) un libro que cuenta con las plumas, entre otras, de Ramsey Campbell y Stephen King (su cuento, Parto Casero aparece en una recopilación de relatos cortos del maestro del terror, en Pesadillas y Alucinaciones) y que está ambientado en el universo de George A. Romero (con todas sus normas, leyes y situaciones). Lo he intentado conseguir por Internet, en distintas librerías.... pero está totalmente descatalogado. Lo editó Ultramar.

 

Y por fin llegamos a Zombie Island. Mi colega Santi Jurado me advirtió sobre su aparición, publicado por la editorial Timun Mas-un recuerdo más de mi adolescencia, con los libros de la Dragonlance- y rápidamente me acerqué al Taj Mahal a pillármelo. En un par de días lo devoré-nunca mejor dicho, jeje-. La historia parte, cronológicamente, unos seis o siete meses más tarde del estallido. No hay razones ni explicaciones de la causa del Apocalipsis. Localiza con acierto los últimos puntos seguros en los países menos avanzados, en los que la población está militarizada o abundan los paramilitares, y nos lleva a Nueva York en busca de suministros-no desvelo más la historia porque tampoco tiene mucha gracia-. La ambientación está bastante lograda, aunque tampoco es de tirar cohetes-la especie de morlocks que habitan el metro-pero luego se introducen elementos totalmente absurdos en una buena historia zombie que lo convierten en un experimento tan poco logrado como el CELL de Stephen King –ambos adolecen de los mismos defectos, un planteamiento inicial canónico que desemboca en un delirio bastante estúpido-. Yo sólo lo recomendaría para los ansiosos del zombidom o para los que no esperan demasiado academicismos y se circunscriben al mundo del terror. Aunque, viéndolo de este modo, es recomendable para todos.

 

Poco más. Ah, sí, no lo olvidéis, disparen a la cabeza.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Maria -

violeta.lila.perfume@hotmail.com

Maria -

Yo poseo un ejemplar del libro de los muertos de ultramar para venta

Rafa -

El enlace no va
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

jorge barco -

¿Has visto "Fido"? Es una comedia sobre zombies. Está bien.

Groucho -

Gracias por la info O. A mí, de supervivencia post-estallido me flipó la novela "Soy leyenda". Vale que es de vampiros, pero de este rollo es una obra cumbre. El cómic también está bien y la peli, claro está, un pufo. Quizá si la hubiera hecho Ridley Scott como se pensó hace años.....

santi -

Ufff, pues no tiene buena pinta por lo que comentas. De momento daré prioridad a otras compras y lecturas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres